En municipios de Guerrero aún existe la práctica ancestral del matrimonio infantil

Metlatonoc, Malinaltepec, Cochoaoa y Tlacoachistlahuaca, municipios de Guerrero, donde aún existe la práctica ancestral del matrimonio infantil

Complicado cortar de tajo, la práctica ancestral del matrimonio infantil, por considerarse parte de la cultura de las comunidades indígenas, la gran mayoría de los casos no se denuncian, el mes pasado, solo dos acusaciones, fueron presentadas ante la Fiscalía General del Estado (FGE), informó el Secretario de Asuntos Indígenas y Comunidades Afromexicanas (Saica), Javier Rojas Benito.

Dicha práctica, está muy arraigada sobre todo en cuatro municipios de la región de la Montaña y Costa Chica, Metlatonoc, Malinaltepec, Cochoaoa y la parte alta de Tlacoachistlahuaca, indicó el funcionario.

Asintió que la mujer indígena, es la más vulnerable de todas las mujeres, debido a que en los pueblos originarios, todavía se da la práctica donde se ve a la mujer inferior del hombre “es muy complicado que de un solo tajo vayamos a cambiar los patrones de conducta que viene arrastrando desde hace muchos años”, advirtió.

El titular de la Saica admitió que se trata de una práctica ancestral, que formó parte de la identidad cultural de los indígenas, pero que hoy se contrapone con los derechos fundamentales de las mujeres, al ser un tema apegado a lo cultural, no todas las mujeres se atreven a hacer esta denuncia, y son muy pocos los casos evidenciados, el mes pasado, solo dos fueron presentados ante la FGE, las edades de las menores obligadas a casarse, fluctúa entre los 12, 13, y 14 años, comentó el funcionario.

Rojas Benito dijo confiar en que a través de la sensibilización, la información de los derechos de las mujeres es como harán conciencia en las autoridades tradicionales, comunitarias, y municipales, de ahí el convenio firmado con la Secretaria de la Mujer (Semujer), cuyo personal, se encarga de llevar a cabo talleres informativos y formativos para inhibir esta práctica.

Puntualizó que han empezado con estas autoridades, comisarios municipales, comisariados ejidales, hasta con los policías comunitarios, en estos cuatro municipios, en los que se ha arraigado más esta práctica, porque son las primeras respondientes, las que conocen antes que ninguna otra, al ser ellas las que finalmente realizan estos matrimonios entre menores de edad.