Ejecutan sobre la carretera en Chilapa a cuatro indígenas nahuas

Cuatro integrantes del Consejo Indígena y Popular de Guerrero-Emiliano Zapata (CIPOG-EZ) fueron asesinados en Chilapa, y la organización responsabilizó al grupo criminal Los Ardillos.

Los indígenas nahuas asesinados con el tiro de gracia fueron localizados este sábado, en el paraje La Herradura de la carretera Chilapa-Atixtac.

En declaraciones por teléfono el dirigente del CIPOG-EZ, Jesús Plácido Galindo, en nombre de 30 comunidades de Chilapa, demandó la destitución del alcalde priista, Jesús Parra García, así como la detención de los autores intelectuales y materiales del crimen de este sábado, por eso anunció que hoy inician un bloqueo indefinido en el crucero de Alcozacán.

Dijo que el presidente municipal está coludido con el grupo criminal de Los Ardillos y se ha informado al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, pero aún así no se actúa contra nadie, por eso los asesinatos continúan en Chilapa.

Agregó que también el gobernador Héctor Astudillo Flores “es cómplice”, así como el fiscal general del estado, Jorge Zuriel de los Santos, porque ninguno de los asesinatos que han ocurrido desde el año pasado han sido resueltos, y no se ha detenido a los autores intelectuales y materiales.

El dirigente indicó que  “por más que está la Guardia Nacional, saben quiénes son y no actúa y eso avala todos los asesinatos que han ocurrido”. Además denunció que la Policía Municipal, del Estado y la Policía Ministerial tienen una lista de los habitantes de las comunidades a quienes detienen y los entregan a los integrantes del grupo criminal de Los Ardillos quienes los matan.

Informó que hasta ayer a las 5 de la tarde ninguna autoridad del estado y del gobierno federal se había comunicado con los integrantes de la organización para conocer de la situación y sólo lo hizo el alcalde, pero para avisar que los cuerpos estaban en camino a la comunidad de Alcozacán.

Recriminó la falta de atención de la CNDH y por eso van a solicitar la intervención de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que exija al gobierno mexicano seguridad para las comunidades de Chilapa y justicia para los hombres, mujeres, ancianos y niños que han sido cruelmente ejecutados.

Venían de comprar alimentos en Chilapa

En un comunicado, firmado por el CIPOG-ES y la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS) ambas organizaciones identificaron a las cuatro personas asesinadas como María Agustín Chino, Amalia Morales Guapango, José Benito Migueleño y Miguel Migueleño originarios de Alcozacán, y señalan que desaparecieron el viernes luego de acudir a comprar alimentos a la cabecera municipal.

A un mes de que las comunidades comenzaron a transitar hacia Chilapa, luego del bloqueo que realizaron durante cinco horas para “romper el cerco impuesto por el grupo criminal en la carretera Chilpancingo-Tlapa en Chilapa.

Se indicó que los cuerpos de las cuatro personas fueron encontrados en su propia camioneta en la carretera Chilapa-Tlapa, que “fueron torturados, atados de las manos y les dieron el llamado tiro de gracia”.

Este hecho se dio a un mes de “que rompimos el cerco narco-paramilitar, el 18 de noviembre, miles de indígenas nahuas volvimos a recuperar la movilidad en nuestro territorio”.

“Luego de que  22 comunidades fueron cercadas por el grupo narco-paramilitar Los Ardillos, ahora nuevamente ya comienzan a cobrarse la cuota de sangre, porque nos quieren esclavos y nos quieren sometidas y sometidos”, dice el comunicado.

Ambas organizaciones señalaron que luego de la denuncia que hicieron al subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, éste “sólo vino a sembrar división y compra de conciencias justamente en Alcozacán”, luego del asesinato de 10 músicos el 17 de enero de este año.

“Y ahora lejos de llegar la justicia sólo nos envían más muerte, y nos mandan sus señales de guerra. Encinas y López Obrador, ustedes no son diferentes al PRI, ustedes se han convertido en aquello que simularon combatir”, sostienen.

Las organizaciones hicieron responsables de los homicidios al gobierno municipal de Chilapa a cargo Jesús Parra García del PRI, al gobierno estatal de Héctor Astudillo Flores del PRI, a la Presidencia de la República a cargo de Andrés Manuel López Obrador de Morena. Los tres niveles de gobierno saben perfectamente lo que sucede en Chilapa, pero hacen sus negociaciones en vez de terminar con el crimen organizado”, señalan.

Señalan que “Celso Ortega Jiménez es el mando operativo de Los Ardillos y Bernardo Ortega Jiménez es el mando político, la policía ministerial de Chilapa de Álvarez, como ya lo habíamos denunciado, son parte del problema y la Guardia Nacional lo sabe todo esto, después de tanto tiempo en el lugar sólo están espiando a nuestra organización en vez  de desmantelar la delincuencia organizada”.

El CIPOG-EZ y la OCSS denunciaron que sus promotores e integrantes siguen recibiendo amenazas de muerte y la intimidación en las comunidades de base de la organización y el CNI-CIG, “está cada vez más recio”.

Señalaron que con la suma de estos cuatro homicidios “”nuevamente la impunidad por parte de las autoridades, sólo nos deja ver sus complicidades. Por eso Encinas se niega a brindar medidas cautelares, por eso la CNDH no mandó ninguna visita para registrar las violaciones a los derechos humanos en Chilapa y las 22 comunidades que han sufrido el cerco narco-paramilitar”.

“Hermanas y hermanos que no nos han dejado solos, ayúdenos a crecer esta palabra y que se sepa lo que hace la 4T y su aliado el PRI en Guerrero. Que nuestras muertes no queden en la sombra del progreso, que nuestra sangre siembre el camino de la libertad para nuestros pueblos. Nosotros, nosotras nos estaremos movilizando y reiteramos nuestro decidido ¡Ya basta! Nuestra lucha es por la vida y por la libertad, no queremos ser esclavos del crimen organizado, ni moneda de cambio de malos gobiernos disfrazados”.

También lanzaron un llamado porque los asesinatos continuarán “pero ya no podemos continuar en la esclavitud, aquí en la Montaña baja de Guerrero el COVID-19 es lo de menos, nos están asesinando, así, como animal. Sin que nadie escuche, sin que nadie haga nada. Nuestro ¡Ya Basta! continuará y costará más sangre, porque ninguna lucha por la verdadera libertad y la justicia ha sido tersa, nunca en la historia a los pueblos nos han regalado nuestra libertad”.

Que se investigue a profundidad, pide el obispo

El obispo de la diócesis Chilpancingo – Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, llamó a las autoridades de la Fiscalía General del Estado a investigar a fondo los cuatro homicidios cometidos el sábado contra integrantes del CIPOG-EZ.

En declaraciones al término de la misa de las 7 de la noche en la catedral de la Asunción de María, el obispo dijo que no tenía mayores elementos para hacer una declaración de los asesinatos, aunque dijo que hay “intereses” que pretenden “desestabilizar” el municipio.

“Yo digo que hay que irnos con mucho cuidado porque hay personas interesadas en desestabilizar Chilapa, la ciudad y el municipio, ya tenemos un año y medio de vivir tranquilos, pero también hay intereses”.

Rangel Mendoza dijo que se tiene que investigar a “profundidad” estos cuatro homicidios por las autoridades de la Fiscalía para dar con los responsables que cometieron los crímenes.

Texto: Redacción / Foto: El Sur