Habrá en la Montaña y zonas indígenas altos índices de pobreza por cancelación de programas federales

El titular de la Secretaría de Asuntos Indígenas en Guerrero y Comunidades Afromexicanas, Javier Rojas Benito, reveló que, con la cancelación y recorte de programas sociales por parte del Gobierno Federal, va a afectar principalmente a los más vulnerables y con ello traerá consecuencias que eleven los índices de pobreza y hambruna sobre todo en zonas de la Montaña e indígenas al verse desprotegidos.

Dijo que desafortunadamente el Gobierno Federal, a partir de este 2019 corto el presupuesto para programas muy sensibles que atendían a los más vulnerables de los vulnerables, como los jornaleros agrícolas indígenas.

Detalló que en el municipio de Tlapa se atienden a alrededor de 18 mil jornaleros en la temporada alta, y en todo el estado se atienden a un total de 40 mil que salen a diferentes partes del país.

Explicó que el gobierno federal a través de la Secretaría de Desarrollo Social (hoy Bienestar), contaba con un apartado especial para apoyar a los jornaleros, el cual quedo cancelado en su totalidad.

Señaló que dicho programa atendía a los jornaleros con casas de salud, hospedaje, alimentación, revisión de sus documentos o contratos, un paquete de alimentos no perecederos para el viaje y en ocasiones se les pagaba lo correspondiente a sus pasajes.

Indicó que la mayoría de los jornaleros desconocen que el programa ya no existe, pero que cuando llegue la temporada se les informará de lo que está pasando, “esto nos ha afectado gravemente y por ello pedimos al gobierno federal y al congreso federal, que volteen a ver a Guerrero, y que, si no le van a aumentar en sus recursos, entonces por lo menos que no le quiten”, sostuvo.

Aclaró que con el recorte y cancelación de programas como CONSAPUPO y los comedores comunitarios, la Montaña y las zonas indígenas serán menos atendidas y habrá más hambre de los sectores más vulnerables como los niños y los ancianos.

Respecto a la denuncia de los trabajadores de laboran en esa dependencia, reconoció que existen necesidades, y explicó que los empleados pedían que se cambiará de edificio las oficinas que albergan a esa Secretaría, por el deterioro que tiene el actual inmueble.

Sin embargo, el funcionario estatal señaló que el cambiar de inmueble no fue posible, ya que la renta de otro edificio elevaba el precio al doble de lo presupuestado para el arrendamiento, lo que imposibilito dicho movimiento y causo la molestia de los trabajadores, quiénes hicieron su denuncia en redes.

Dijo que no se justifica la denuncia en redes, porque la falta de algunos insumos son sólo detalles que se presentaron por algunos accidentes sucedidos, además rechazó que él realice sus reuniones en restaurantes de lujo como se le denunció.