Cómo cuidar a mascotas de edad avanzada

Seguro has escuchado aquel dicho de ‘ya no puedes enseñarle a un perro viejo nuevos trucos’, pero los cuidados que exige un perro de edad avanzada sí son algo distintos a los de un cachorro.

¿A los cuántos años alcanza la senectud una mascota? Este dato varía un poco entre perros y gatos, así como entre perros grandes y chicos. Tampoco es tan sencillo como multiplicar por siete para determinar la edad de tu perro en años humanos. La siguiente tabla ofrece una aproximación:

 

Años del gato – Años humanos

    7 – 54

    10 – 63

    15 – 78

    20 – 97

 

Años del perro – Años humanos*

(*primer valor corresponde más a un perro que pesa no más de 10 kilos, mientras que el segundo valor corresponde a un perro que pesa no más de 90 kilos)

    7 – 44 a 56

    10 – 56 a 78

    15 – 76 a 115

    20 – 96 a 120

 

Una vez que tu mascota comienza su etapa avanzada de su vida, el animal se vuelve más susceptible a enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades del hígado, diabetes, enfermedades de los riñones o de las vías urinarias, entre otras.

No obstante, siempre es posible ofrecerle un cuidado especial a tu mascota para que ésta se encuentre feliz y saludable por el mayor tiempo posible.

La Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA, por sus siglas en inglés) ofrece una serie de tips por si tienes una mascota de edad mayor y quieres cuidarla mejor.

Mayor atención veterinaria – Las mascotas geriátricas deben tener visitas veterinarias cada seis meses en lugar de visitas anuales para que se puedan detectar con mayor anticipación los indicios de una enfermedad. Estas revisiones suelen ser más profundas y pueden incluir atención dental, posibles análisis de sangre y chequeos específicos.

Dieta y nutrición – Las mascotas geriátricas suelen necesitar alimentos que son más fáciles de digerir y que tienen diferentes niveles de calorías e ingredientes, así como nutrientes antienvejecimiento.

Control de peso – El aumento de peso en perros geriátricos aumenta el riesgo de problemas de salud, mientras que la pérdida de peso es una preocupación mayor para los gatos geriátricos.

 

Control de parásitos – Los sistemas inmunológicos de las mascotas más viejas no pueden combatir las enfermedades o curarse tan rápido como las mascotas más jóvenes

Mantener la movilidad – Al igual que con las personas mayores, es importante que las mascotas mayores se ejerciten mediante el ejercicio adecuado, como salir a caminar. Esto ayuda a que estén más sanos y activos.

Vacunación – Las necesidades de vacunación de tu mascota pueden cambiar con la edad. Consulta al veterinario sobre un programa de vacunación para tu perro o gato.

Salud mental – Las mascotas pueden mostrar signos de senilidad. Interactúa a menudo con tu perro o gato para que ayudes a mantener su mente activa. Si se nota algún cambio en el comportamiento de tu mascota, consulte a un veterinario.

Consideraciones ambientales – Las mascotas más viejas pueden requerir cambios en su estilo de vida, como zonas para dormir para evitar escaleras, etc. Las mascotas con discapacidades tienen necesidades especiales que pueden ser discutidas con el veterinario

Enfermedades reproductivas – Las mascotas geriátricas no castradas / no esterilizadas tienen un mayor riesgo de cáncer mamario, testicular y de próstata.