Acusan a Pablo Amílcar Sandoval de ilegal promoción personal

El secretario general con funciones de presidente del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) de Morena en Guerrero, Marcial Rodríguez Saldaña, manifestó que el ex delegado del gobierno de la República, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, intenta confundir a la sociedad cuando disfraza su publicidad personal con la difusión de una revista.

La mañana del domingo 11 de octubre, el dirigente partidista emitió un comunicado en el que exhortó al también diputado local con licencia a retirar “decenas” de espectaculares que se han colocado en diferentes ciudades del estado, puesto que no son los tiempos que marca la ley y se pone en riesgo de ser vulnerable legalmente, en caso de que afiance alguna postulación.

En respuesta a dicha petición, Sandoval Ballesteros señaló que no es él quien debe retirar la publicidad, en todo caso se debe recurrir a la revista 99 grados, que es la que pagó los espacios para difundir su portada.

Rodríguez Saldaña sostuvo que durante los últimos días ha recibido quejas de parte de militantes de diferentes regiones, por lo que aseveró,  “nosotros mismos, los integrantes del comité, hemos observado que en estos últimos días se ha desplegado una costosa, millonaria, campaña publicitaria de parte del ciudadano Pablo Amílcar Sandoval”.

Precisó que el partido no tiene una convocatoria que haya determinado la existencia de precandidatos, en consecuencia, nadie está facultado para llevar a cabo actos de precampaña.

“Morena es un partido que impulsa la Cuarta Transformación de México en Estado de Derecho, en respeto a las leyes y, en este caso, a las leyes electorales federales y estatales, también por supuesto al interior de Morena, porque se deben respetar los principios constitucionales que rigen la materia electoral, uno de ellos es la equidad; es decir, que nadie tiene la ventaja sobre algún otro posible aspirante a algún cargo de elección popular”, dijo.

“Por eso hemos hecho un llamado, para que de manera inmediata retiren los espectaculares en donde se promocionan la fotografía y el nombre de estos personajes; se detectan varias decenas, yo he recorrido el estado, en Chilpancingo estuve el domingo y observé varios espectaculares, en Acapulco no se diga y tengo reporte también de otras ciudades del estado de Guerrero”, agregó.

De acuerdo con sus investigaciones, el costo de cada espectacular oscila entre 30 y 40 mil pesos mensuales, por lo que insistió, “estamos hablando de varios millones de pesos que se están gastando en esta campaña publicitaria”.

 

No es la revista, es la persona

Respecto a la respuesta del ex delegado federal, en el sentido de que es la revista 99 grados a la que debe pedir el retiro de la publicidad, el dirigente partidista consideró importante manejar los términos en que se plantea la situación.

“Es importante precisar que no se puede simular esto, es decir, que nadie puede sostener que es una revista la que se está publicitando. No, porque si podemos observar el nombre de la revista aparece en un tres por ciento, por lo mucho un cinco por ciento y el resto, el 95 por ciento, es fotografía, nombre y un lema de una precampaña”, dijo.

“No se puede simular, no se puede engañar, en Morena está prohibido, es un principio, no mentir y no se le puede mentir a la militancia ni al pueblo, nadie que quiera ser aspirante a cualquier encargo de elección popular puede participar en un proceso tratando de simular, tratando de engañar al pueblo diciendo que es una campaña de una revista”, añadió.

El también ex rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) insistió en que los espectaculares deben quitarse de inmediato, pero además se debe informar el origen de los recursos que se destinan para el pago de lo que insiste, es una campaña publicitaria muy costosa.

La situación puede incluso, de acuerdo con Rodríguez Saldaña, ser peligrosa hasta para el propio interesado, pues si afianza alguna candidatura se le puede impugnar ya estando en el proceso constitucional, por lo que “pone en riesgo a todo el partido”.

“No es Morena el que está promoviendo ni consintiendo estos actos. No, es una persona en particular quien tiene que asumir la responsabilidad de sus actos y no involucrar al partido político”, finalizó.