Opinión y Análisis

AMLO divide y desfonda al PRI

AMLO busca enterrar al viejo sistema e instaurar un nuevo sistema político con reminiscencias de su pasado priista.

El México inexistente de López Obrador

Estados Unidos y México –y sus presidentes– siguen caminos divergentes. Aunque la inflación y la crisis en la cadena de suministros preocupan, la economía estadounidense avanza. En su primer año, Biden ha sumado más empleos que cualquier otro gobierno desde finales de los años treinta. Acaba de lograr la aprobación del mayor paquete de inversión en infraestructura de las últimas décadas. Es posible que el Senado demócrata al final respalde el plan de estímulo social de Biden, que implicaría el más ambicioso logro de la agenda progresista desde la reforma de salud de Obama.

Obradorismo sin López Obrador

Sin su líder y fundador la posibilidad de una organización capaz de buscar un cambio real nunca habría existido.

Las últimas 48 horas de Santiago Nieto

Las últimas 48 horas de Santiago Nieto dentro del gobierno federal fueron un cóctel de sentimientos encontrados, sorpresas y traiciones. Lo que consideraba un grupo compacto de aliados –integrantes del primer círculo presidencial–, se convirtió en una turba que pedía a gritos su cabeza y, de paso, la de su ahora esposa Carla Humphrey en el INE.

EL MARXISMO DEL PRI

Directivos del PRI ahora reniegan del neoliberalismo adoptado en 1985, alegando que los jefes de entonces se los impusieron. Eso no tiene mucho sentido. Los partidos se agrupan en torno a valores y programas que comparten, pero en realidad la gran mayoría de sus miembros lo que busca son cargos, curules, presupuesto. De modo que la lealtad a su partido (y sus valores) duran mientras tengan perspectivas de obtener lo que buscan. Cuando se agotan esas posibilidades, tienen su "camino de Damasco" y se van a donde algo les puedan dar. Y a nivel de los partidos ocurre algo semejante; si su ideología original fracasó o se agotó, adoptan otros principios que pueden ser justo los contrarios de los que defendían. Pueden pasar de un socialismo moderado a uno radical, de ahí a un nacionalismo centrista, de ahí a un neoliberalismo salvaje, y de regreso a sus orígenes revolucionarios, según convenga en cada momento. Por lo cual sostengo que los partidos son en realidad, marxistas (pero de Groucho Marx): estos son mis principios, pero los puedo cambiar siempre que así convenga, sin problema, las veces que haga falta.

Es ella, pero no se lo digan a nadie

Morena jamás será un modelo de la nueva política, aspecto que tanto presume López Obrador, si usa mecanismos engañosos para seleccionar a sus candidatos. 

Uno de los rasgos que refleja –en los hechos– que Morena es la cuarta transformación, pero del PRI, es la vigencia anacrónica y desgastada de la figura del ‘tapadismo’.

Gertz contra Nieto ¿quién castiga a los “castigadores”?

Muy mal paradas quedaron las instituciones encargadas de la justicia y el combate a la corrupción del gobierno del compañero presidente y camarada López Obrador, luego de que se revelara el golpeteo entre los funcionarios que eligió para esos encargos, Alejandro Gertz Manero y Santiago Nieto.

Bautizo político de fuego

El reto para el secretario general de gobierno, Saúl López Sollano no es fácil. Las policías comunitarias siempre fueron un literal dolor de cabeza para el ex gobernador priista, Héctor Astudillo. Le armaron varios conflictos con el fin deliberado no solo de marcar sus territorios, sino de hacer sentir su fuerza. Y hoy que una balacera se desató en el municipio de Xalpatláhuac —gobernado por la priista Selene Sotelo Maldonado—, y los policías municipales fueron desarmados por un grupo de comunitarios pertenecientes a la CRAC-PC, el asunto reclama la intervención urgente del también ex diputado local perredista y ex senador suplente. Hay que leer la coyuntura.